Los transportistas catalanes critican la defensa de la “Euroviñeta” desde los organismos públicos

El pasado 7 de agosto, desde la Cámara de Comercio de Barcelona se trasladaba el mensaje de que la “red viaria catalana es insostenible sin una aplicación inteligente del pago por uso”, afirmando que la lógica de los principios de “quien utiliza paga” y “quien contamina paga” debe ser incorporada a la red catalana para mejorar la eficiencia del sistema de transporte.

La Cámara se mostraba así a favor de la aplicación de la ‘Euroviñeta’ en Cataluña, continuando las estrategias aplicadas en el resto de la Unión Europea, indicando que es necesario “afrontar las inversiones en la construcción y mantenimiento de las infraestructuras necesarias para la competitividad de las empresas y del territorio dentro del marco general de contención del gasto público”.

Desde el organismo público se viene defendiendo la Euroviñeta como uninstrumento de utilidad para la obtención de recursos” con los que asegurar la sostenibilidad de una red viaria en condiciones óptimas de conservación y mantenimiento y con niveles de máxima eficiencia del transporte.

Además, afirman que el pago por uso impulsa la utilización de vehículos más limpios, la optimización de la carga de los vehículos al evitar el retorno de vacío y la utilización mas eficiente de las infraestructuras, al mismo tiempo que señalan que ayudaría a reducir la cogestión del tráfico e, incluso, contribuiría a reducir la siniestralidad.

Respuesta de los transportistas

Ante la defensa del pago por uso por parte de la Cámara en la red de carreteras catalanes, dada la repercusión que esta tendría en el sector del transporte por carretera, la respuesta de los transportistas catalanes no se ha hecho esperar.

Además de la posición partidista por parte del organismo “en favor de la política recaudatoria de la Administración”, desde el Cetcat también han mostrado su sorpresa ante la defensa de que los impuestos no son suficientes para pagarinfraestructuras rentables para la ciudadanía.

Si bien elogian la postura de que se deben paralizar las inversiones sin sentido, echan en falta que desde la entidad no se insista en la necesidad de aplicar dichos impuestos en unas infraestructuras de gran importancia social y económica como son las carreteras.

Por este motivo, el hecho de esperar que el sector del transporte asuma las consecuencias y aporte con nuevas cargas impositivas la renovación de las mismas, ya que es imposible transmitir dichos pagos a los cargadores por su posición dominante, en opinión de los transportistas es inaceptable.

“El que contamina paga, pero el problema se mantiene”

Con respecto al visto bueno de la Cámara para que el contamine pague, los transportistas recuerdan que este principio debe ser acompañado otras medidas que permitan realmente reducir la contaminación, ya que un nuevo impuesto no evitará el problema que se pretende resolver.

En cuanto a la afirmación de que la ‘Euroviñeta’ impulsa la utilización de vehículos más limpios y la optimización de la carga de los vehículos, los transportistas indican que la medida será perjudicial para las empresas de cualquier sector productivo que se pueden encontrar con aumentos en los costes de transporte que no puedan ser repercutidos.

Además. señalan que las empresas productivas catalanas no tienen ninguna alternativa eficaz para al transporte de mercancías por carretera.

Por último, desde el Cetcat han querido recordar que las cargas impositivas en el combustible deben servir para cubrir los gastos que pueden generar la actividad, ya que se pagan en función del uso del vehículo y se paga por la contaminación generada, y no por circular por una infraestructura en concreto, sino por todas.

Fuente: Cadena Suministro